Incompatibilidad Rh ¿Qué es?

La incompatibilidad Rh es una afección que ocurre en los embarazos y se manifiesta cuando los antígenos Rh de la mujer y del bebé son incompatibles, o sea, que el de la madre es negativo y el del feto es positivo.  Ésta afección se descubrió allá por el año 1940.

P_Rh_incompatibility1_ESP

Ser Rh negativo no acarrea ningún problema de salud, pero puede puede serlo si eres mujer, estás embarazada o estás planeando un embarazo con un hombre que es Rh positivo, teniendo en cuenta que el bebé puede sufrir un proceso que, si es detectado durante el embarazo, recibe el nombre de eritroblastosis fetal, y que si se diagnostica a un recién nacido, se denomina enfermedad hemolítica.

¿En qué consiste la incompatibilidad Rh?

Qué-es-la-incompatibilidad-RH-300x226

De acuerdo con el tipo de sangre, cada persona cuenta con proteínas llamadas antígenos que se encuentran en la superficie de los globulos rojos, siendo los más comunes los A, B, AB y O. Son, en definitiva, los diferentes grupos sanguíneos. A su vez, cada uno de estos cuatro grupos sanguíneos se clasifican según la presencia en la superficie de los glóbulos rojos de otra proteína que determina el factor Rh. Si usted es portador de esta proteína, es Rh positivo. Si no es portador, es Rh negativo.

La madre y el hijo se conectan durante el embarazo mediante la placenta, existiendo la posibilidad que la sangre del bebé pase al organismo de la madre o viceversa. El problema radica allí, ya que cuando los globulos rojos del feto pasan al organismo de la madre, se activan los anticuerpos Rh que posee ésta, con el fin de combatir los antígenos Rh de la sangre del feto que se han transferido. A su vez, este proceso puede darse a la inversa, actuando el organismo de la madre como si el feto fuese un organismo peligroso externo.

¿Cuáles son sus riesgos?

Dibujo5

Para el organismo de la madre, la incompatibilidad Rh no supone un riesgo concreto, pero para el cuerpo del bebé puede que sí, siendo impresciendible analizar cada caso en particular.

Si se trata del primer embarazo, el problema no afectará al bebé ya que la producción de los anticuerpos lleva un tiempo prolongado. Pero sí lo hará en los siguientes embarazos. En estos casos, cuando los anticuerpos de la madre destruyen los globulos rojos del feto, se libera una sustancia llamada bilirrubina, que representará un riesgo mayor o menor dependiendo de la cantidad de dicha sustancia que se acumule en el torrente sanguíneo.

hemofilia

Luego del parto, las consecuencias variarán según el tipo de complicaciones que se hayan tenido previamente. El bebé puede sufrir de ictericia (color amarillento de la piel) y tener un tono muscular algo bajo, solucionable en el corto plazo, hasta daños en las funciones cerebrales que pueden afectar su normal desarrollo e incluso la muerte, cuando las complicaciones han sido mayores.

¿Cómo se previene?

La prevención, como siempre, es la forma más eficaz de evitar este tipo de problemas. En la actualidad, la incompatibilidad Rh puede prevenirse casi en su totalidad si existe riesgo de desarrollarla. Para ello, los médicos administran a la madre inyecciones de inmunoglobulina de Rh (RhIg), al menos en dos ocasiones. La primera a las 28 semanas de embarazo, y la segunda en el posparto inmediato, dentro de las 72 horas.

products_left

La inmunoglobulina frena el desarrollo de anticuerpos contra la sangre positiva del feto, impidiendo la destrucción de los globulos rojos del bebé. Este tipo de inyecciones previene la sensibilización en más del 95 por ciento de las mujeres Rh negativas. La protección que brinda esta sustancia tiene una duración de sólo doce semanas, por lo que será necesario repetir el tratamiento durante cada embarazo.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here