Científicos argentinos logran que cuadripléjicos se pongan de pie

Luego de una investigación realizada por científicos de la Universidad Maimónides, a través del cual se trató a 8 voluntarios que llevaban hasta 12 años de cuadriplejia, se pudo demostrar que los pacientes pueden obtener grandes resultados en el tratamiento de lesiones en la médula espinal utilizando células madres obtenidas de la grasa del propio paciente. Siete de los pacientes tratados lograron resultados notables, desde la recuperación de la movilidad hasta ponerse de pie y caminar con ayuda.

descarga

En el marco del tercer encuentro regional de la Sociedad Internacional de Terapia Celular realizado en Buenos Aires, fueron presentados los resultados del ensayo clínico (Fases I y II) en pacientes con lesión traumática de médula espinal completa y crónica. El encargado de hacerlo ha sido el doctor Gustavo Moviglia, quien dirigió el estudio y está al frente del Centro de Investigación en Ingeniería de Tejidos y Terapias Celulares (CIITT), de la Universidad Maimónides de Buenos Aires. A pesar de ello, hace ya unos días pudimos conocer algunos datos relacionados difundidos en el tercer encuentro regional de la Sociedad Internacional de Terapia Celular y en el 53° encuentro mundial de la International Spinal Cord Society (ISCoS), realizado en Maastricht, Holanda.

El nuevo descubrimiento se basa en la utilización de células madre adultas obtenidas de la grasa de los propios pacientes, y que están asociadas a sus glóbulos blancos proreparadores. Un dato interesante es que no tuvo eventos adversos severos en ninguno de ellos.

102031_salud-y-bienestar

La investigación se llevó a cabo con 8 pacientes (tres cuadripléjicos y cinco parapléjicos de entre 3 y 12 años post accidente), siete de los cuales recuperaron la movilidad de sus miembros, pudiendo valerse por sus propios medios en casi todos los casos.

El Dr. Gustavo Moviglia trabaja en este proyecto desde el año 2002 y precisa que “cuando se quiere probar con terapias regenerativas y si se confía que con ellas se puede cambiar una realidad biológica, se tiene que trabajar con los pacientes que casi no tienen posibilidades, los grados A, ya que existe un tiempo tras la lesión que determina si los pacientes van a poder recuperarse o no. Se suele decir que cuándo pasa un año y medio ya es muy poco lo que se puede hacer y que a medida que pasan los años hay más atrofia”.

¿En qué consistió la investigación?

Los pasos realizados para llegar a este tipo de conclusiones los explica Moviglia en los siguientes términos: “En la fase I de un estudio clínico se debe averiguar la seguridad del abordaje, es decir, que ningún participante tenga efectos adversos de gravedad, y para tal fin se necesitan de a 8 a 12 pacientes. Si entre ellos hay hasta un individuo con un resultado de menos 1, significa que se puede seguir adelante y reclutar a más pacientes, hasta 50, para iniciar la fase II, donde se muestra la eficacia. Se llama diseño en dos etapas. Juntamos nueve pacientes y de ellos uno no se rehabilitó. Seguimos con ocho y siete de ellos tienen un muy claro signo de reconexión entre el segmento superior y el inferior de la médula. Esto significa que los pacientes que eran cuadripléjicos, pueden pararse y hasta caminar con ayuda. Uno de ellos, que tenía la habilidad de pintar con la boca ahora dibuja con las manos. Y otro que era deportista pudo jugar al ping pong”.

¿De qué manera se implantan las células madre?

Extrajimos grasa del paciente, separamos las células madre y una vez que las activamos, las colocamos por vía endoarterial para que lleguen al lugar de la lesión. Después aislamos los linfocitos de los glóbulos blancos y separamos los que servían para curar la lesión. Cuando los pusimos en contacto con las células mesenquimales, se produjo una transformación espontánea en células progenitoras neurales, que son las que nos permitieron trabajar con células autólogas del propio paciente. Hicimos todo en el laboratorio de la universidad con una mínima manipulación, casi sin agregar sustancias de ingeniería genética, algo que baja mucho la toxicidad de la célula, añadió Moviglia.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here