Consejos para protegerse de los rayos ultravioletas

Los rayos UVA son generados por máquinas creadas por el hombre, a diferencia de los rayos UVB, que son naturales y menos dañinos ya que son parcialmente absorvidos por la capa de ozono y las nubes. Es recomendable tomar algunas precauciones cuando nos exponemos a este tipo de bronceado artificial, con el objetivo de evitar lesiones en la piel. Además, hay que tener en cuenta que existen zonas especiales de nuestro cuerpo que deben ser protegidas de la radiación ultravioleta.

Rayos-UVB_UVA

¿Qué es la radiación ultravioleta?

La exposición a la radiación ultravioleta (UV) es el factor de riesgo principal para la mayoría de los cánceres de piel. La luz solar es la fuente principal de la radiación ultravioleta. Las lámparas y camas bronceadoras también son fuentes de radiación ultravioleta. Las personas que se exponen mucho a los rayos UV procedentes de estas fuentes tienen un mayor riesgo de cáncer de piel.

Aun cuando los rayos UVA y UVB consituyen sólo una pequeña porción de los rayos solares, estos son la causa principal de los efectos dañinos del sol en la piel. Los rayos UV dañan el ADN de las células de la piel. Los cánceres de piel comienzan cuando este daño afecta el ADN de los genes que controlan el crecimiento de las células de la piel.

Allá por la década de los noventa comenzó la moda del bronceado artificial. Aún hoy, las cabinas de rayos ultravioletas están inmersas en una gran desinformación sobre cómo se deben utilizar para no desarrollar tumores u otras enfermedades como dermatitis, alergias o envejecimiento prematuro de la piel, entre otras. Las recomendaciones o consejos para protegerse de los rayos UVA deben tenerse especialmente en cuenta antes de utilizar este método para broncearse.

Los rayos UVA, además, tienen algunos efectos secundarios que causan diversos perjuicios en el organismo, algunos de los cuales se pueden apreciar de forma inmediata, como por ejemplo las quemaduras. Sin embargo, hay otros que se desarrollan más a largo plazo como el envejecimiento prematuro y el cáncer de piel. Las personas que utilizan a menudo las cabinas de bronceado son más propensas a desarrollar cáncer de piel en un futuro. Por todos estos motivos es que, si queremos utilizar los rayos UVA, tendremos que hacerlo con mucha cautela y prudencia.

Consejos para protegerse de los rayos UVA

rayos-uva2

  • No asistir a las cabinas de rayos UVA si tenemos la certeza de ser alérgicos al sol, porque la radiación solar es muy similar a la de los rayos ultravioletas.
  • Tener en cuenta nuestro fototipo cutáneo, ya que no responde igual una persona con cabello y ojos oscuros que otra con cabello rubio y ojos azules.
  • La cara y los ojos son las zonas que necesitan especial protección, por eso es recomendable utilizar gafas para proteger los ojos de la radiación.
  • No se aconseja utilizar previamente ningún producto como pueden ser los filtros solares o aceleradores del bronceado, ya que generañ reacciones o efectos negativos, teniendo en cuenta que las cabinas ya poseen este tipo de filtros.
  • Los fármacos aumentan la sensibilidad en la piel y como consecuencia de ello pueden provocar diferentes reacciones cutáneas. Por eso recomendamos a aquellas personas que siguen algún tipo de tratamiento que consulten previamente a un profesional que conozca el tema.
Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here