Qué es la culebrilla y a quienes afecta

La culebrilla, llamada científicamente “herpes zóster” es una dolorosa erupción cutánea que afecta a una de cada tres personas en algún momento de sus vidas. Aunque en relación a ella existen infinidad de mitos y verdades, lo cierto es que cada uno de ellos tienen un fundamento científico, y tratarla adecuadamente atenuará sus efectos.

0001547487

¿Qué es la “culebrilla”?

El herpes zóster es una dolorosa erupción cutánea que  afecta una mitad del cuerpo o de la cara y que es conocido popularmente en algunos países de Latinoamérica como “culebrilla”. Los adultos mayores son los que presentan un mayor riesgo: la mitad de los casos ocurren en hombres y mujeres mayores de 60 años de edad, entre los que incluso las complicaciones del herpes zóster son mucho más frecuentes.

Cuando una persona se recupera tras haber sufrido varicela, el virus permanece en su organismo en estado de inactividad. Pero por razones que no se comprenden del todo, el virus puede reactivarse años más tarde, causando la culebrilla.

Síntomas de la “culebrilla”

HERPES-ZORTER

La culebrilla suele manifestarse a través de diversos síntomas. En general, es frecuente que la persona que la padece experimente dolor, picazón y cosquilleos. Es una erupción que se caracteriza por la formación de ampollas que después de 7 a 10 días forman costras, y que suelen desaparecer entre las 2 y 4 semanas posteriores.

Puede manifestarse tomando la forma de una franja horizontal que aparece a uno de los lados del cuerpo. También se manifiesta a un lado de la cara, y en otras puede extenderse y en casos raros puede presentar una apariencia similar a la de la varicela. El herpes zoster puede afectar los ojos y causar la pérdida de la visión. Otros síntomas que se pueden presentar son: fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y malestar estomacal.

¿Quiénes corres más riesgo de padecer “culebrilla”?

DATA_ART_2540829

Las personas que hayan sufrido varicela son más proclives a desarrollar en un futuro herpes zoster, incluso los niños. A pesar de ello, el riesgo de desarrollarla es más elevado en las personas que más edad tienen, a tal punto que la mitad de los casos ocurren en hombres y mujeres mayores de 60 años de edad. Además, en las personas mayores de 60 años son más frecuentes las complicaciones del herpes zoster como la llamada neuralgia postherpética (un dolor intenso y debilitante en las zonas afectadas por el sarpullido), que concentran más de la mitad de los casos.

Dejando de lado la edad o las enfermedades previas, quienes tienen un mayor riesgo de desarrollar “culebrilla” son las personas cuyo sistema inmunológico se encuentra comprometido, como por ejemplo quienes padecen ciertos tipos de cáncer como la leucemia y el linfoma. Los que están infectados con el VIH o se encuentran recibiendo fármacos inmunosupresores como los esteroides o fármacos utilizados también tienen más riesgo de padecerlo, inclusoive las personas que han recibido un trasplante de órganos.

¿Cómo se contagia y cuál es su tratamiento?

vacunaculebrilla

El virus se contagia de persona en persona a través del contacto con el fluido que contienen las ampollas.

La utilización de vacunas reduce significativamente el riesgo de desarrollar la enfermedad y sus complicaciones, hasta en un 51,3% según el Estudio de Prevención de Herpes Zoster (ShinglesPrevention Study), realizado en más de 38.000 personas mayores de 60 años.

Los tratamientos deben ser iniciados hasta las 72 horas de iniciados los síntomas y  hacerse bajo prescripción y supervisión médica. Para obtener buenos resultados, se debe combatir la llamada “culebrilla” de manera precoz, y los medicamentos poseen muy pocos efectos adversos y  son muy bien tolerados.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.