Quienes pueden consumir miel con tranquilidad

En esta oportunidad, desde Ciudando la Salud queremos contarles cómo hacer para saber qué personas pueden consumir miel con tranquilidad y cuales no. Para ello, nos basaremos en sus propiedades y beneficios para el organismo, así como también en la cantidad de calorias que posee.

miel2

La miel es un producto que contiene gran cantidad de proteínas, y es por ese motivo que es utilizada desde tiempos inmemoriales de forma terapéutica, siendo muy útil para tratar una gran cantidad de problemas.

Propiedades y características de la miel

Las propiedades de la miel dependen en gran medida del ambiente que rodea a la colmena, en especial la flora apícola y el clima. En este sentido, podemos decir que los especialistas pueden reconocer la procedencia de una cierta partida, ya que su color varía en función de las plantas y flores de las que las abejas recolectan el néctar para fabricar la miel, oscilando desde un ámbar claro a un castaño oscuro. Esta característica hace que cuanto más oscura sea la miel, más rica sea en minerales y vitaminas B y C, mientras que cuanto más clara sea, aportará más vitamina A. 

miel-6

La miel es un producto que las abejas producen a partir de la transformación del néctar de las flores o de secreciones procedentes de las partes vivas de la planta o que se encuentran sobre ellas, que dichas abejas recogen, transforman y combinan con sustancias específicas propias, almacenando en panales, donde madura, hasta completar su formación. Está compuesta por un alto contenido de azúcares como la fructosa y glucosa. Además, contiene gran cantidad de enzimas y minerales como el fósforo y el potasio.

La miel es muy sabrosa y es utilizada generalmente para endulzar y preparar algunos alimentos, pero el principal beneficio de la miel se encuentra en sus propiedades antibacteriales, anti-inflamatorias, antisépticas y calmantes.

Consumir miel diariamente nos dará mucha más energía de la normal, evita molestias en la garganta, calma la tos, baja la fiebre, previene infecciones, cura heridas y quemaduras ya que cuenta con importantes efectos cicatrizantes, entre otros beneficios.

Cuándo consumir miel y cuándo no

44ea5415db534542b4d54d08286f51fe

La miel está compuesta de un 20% aproximado de agua y un 80% de hidratos de carbono, de los cuales el 38% es fructosa, el 32% es glucosa, el 5% es sacarosa, el 7% es maltosa y otros. La miel aporta 330 calorías por cada 100 gramos aproximadamente, además de otros nutrientes como sales minerales de fácil asimilación ricas en potasio, calcio, hierro, fósforo, magnesio, manganeso y cobre. A su vez, tiene altos contenidos de vitaminas A, C, D, E, K y B, y las conserva por largo tiempo. También es rica en enzimas y ácidos orgánicos como cítrico, oxálico, fórmico.

A pesar de todas las características beneficiosas de la miel para el organismo humano, su consumo excesivo puede ser contraproducente en algunos casos, principalmente por su alto contenido en azúcares y calorías, y puede generar problemas en determinadas situaciones:

miel-panal-abejas-beneficios-propiedades

  • Si tienes colesterol y/o triglicéridos altos, no se recomienda consumir miel en exceso, ya que puede aumentar dichos niveles, de la misma forma que lo hacen otros azúcares simples.
  • Si sufres diabetes, los azúcares de absorción rápida de la miel pueden generar un aumento en los niveles de glucosa en sangre, de igual modo que lo hacen los productos azucarados en general.
  • Si tienes sobrepeso, se recomienda sustituír su consumo por endulzantes no caloricos. Aunque hay que tener en cuenta que la miel tiene algunas calorías menos que el azúcar y su contenido energético es más que aceptable.

 

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.