Dolor de espalda: Lo más consultado

Doctor, me duele acá, es la frase más frecuente de los pacientes, es el puntapié inicial de las visitas al médico.

dolor-espalda-baja

La mayoría de las veces el dedo señala la espalda, en algún punto de su extensión, revelaron en el 15° Congreso Mundial sobre el Dolor que reúne en Buenos Aires a 6.000 científicos, profesionales de la salud y responsables de políticas sanitarias de diversos países.

El dolor es la causa número uno de consulta. Los pacientes van al médico porque les duele algo. Las estadísticas indican que el 30% de la población mundial padece dolencias crónicas y el 80% sufren molestias agudas. Y, entre ellos, ocho de cada diez sufren en algún momento de sus vidas dolor de espalda.

Puede doler a toda edad y siempre hay alguien a quién consultar. Los traumatólogos muchas veces derivan a especialistas en dolor.

La escoliosis en los chicos, las contracturas y lumbalgias en los jóvenes, y las hernias de disco y la artrosis en la adultez son sólo algunas de las patologías que integran el variado menú de causas que a lo largo de la vida pueden resentir el eje corporal generando todo tipo de molestias, desde leves a severas.

Aunque parezca mentira, esto es debido a la evolución del ser humano. Antes caminábamos en cuatro patas y las cargas que tenía que soportar el cuerpo estaban repartidas de manera diferente. A medida que nos fuimos poniendo erguidos y liberamos las manos, la fuerza de gravedad empezó a pasar en forma vertical por la columna.

Creo que todavía no se logró la adaptación necesaria o, si se adaptó, todavía estamos padeciendo las consecuencias. A partir de los 20-25 años todos empezamos a tener algún conflicto con la espalda.

Mantener el peso corporal adecuado, hacer actividad física, conservar una buena postura, cargar peso en forma correcta y trabajar en una buena elongación de todos los músculos son las recomendaciones para prevenir problemas en la espalda.

Un relevamiento realizado en 2010 y actualizado este año en la unidad que tiene a cargo reveló que siete de cada diez que consultan por algún dolor son mujeres. El estudio que tomó como base a 1.200 pacientes arrojó que el 56% busca tratamiento por alguna molestia crónica, mientras que el resto corresponde a pacientes con dolor asociado a un cuadro oncológico.

Siempre se puede tratar el dolor. Eso no significa que a todos los pacientes se les va a borrar, pero sí se les va a aliviar, aseguró la anestesióloga. Cuando un paciente entra a la consulta y dice ‘tengo dolor, pero me aguanto porque soy fuerte’ es un error. Al paciente hay que medicarlo y tratarlo desde que empieza el dolor leve porque cuando se hace severo es más difícil.

Entre las novedades que se presentan están, la aplicación de las técnicas de imágenes cerebrales para tratar de medir objetivamente el dolor y el desarrollo de estudios para tratar de identificar de qué modo el perfil genético de un paciente influencia su percepción del dolor.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.