Ébola: Amenaza latente en el mundo

En esta oportunidad queremos contarte todo lo que debes saber acerca del virus del Ébola. Cómo se transmite, cuáles son sus síntomas, y por sobre todas las cosas, como tratarlo y prevenirlo.

¿Qué es el virus del Ébola y de donde proviene?

Ebola-story

El virus del Ébola es una enfermedad infecciosa aguda que fué descubierta por el Dr. David Finkes a mediados de los años 70 cuando se presentaron varios casos de fiebre hemorrágica en los países de Zaire y Sudán. Ésta enfermedad, justamente, produce fiebre hemorrágica en los humanos y primates (monos, gorilas y chimpancés). Su nombre proviene, precisamente, del río Ébola, ubicado geográficamente en Zaire.

Éste virus forma parte de una familia de dos virus de ARN (ácido ribonucleico) llamado Filoviridae, existiendo 5 modalidades: Ébola-Zaire, Ébola-Sudán, Ébola-Costa de Marfil y Ébola-Bundibugyo y el Ébola-Reston, que hasta ahora sólo ha afectado a los primates.

Es considerado por muchos como un arma biológica, teniendo en cuenta que posee una alta tasa de mortalidad, que va desde el 50% al 95% de los afectados.

¿Quienes son los que corren más riesgo de contraer Ébola?

En la actualidad, las personas que corren más riesgos de contraer éste virus son aquellas que han estado en la África subsahariana recientemente. También tienen un alto riesgo de contraerlo aquellas personas que cuidan a los pacientes infectados, así como los trabajadores de laboratorio que están en contacto con animales infectados o con cultivos del virus en tejidos.

El Ébola se presenta generalmente en forma de brotes o epidemia. Pero hay que tener en cuenta que la infección de este virus no es endémica en países hoy en día afectados como los Estados Unidos, existiendo varios casos que han contraído la infección por el tipo Ébola-Reston ya que trabajan en contacto directo con primates. Sin embargo, hay que destacar que este tipo de virus no ha adquirido efectos patogénicos en los seres humanos.

¿Cómo nace y cual es la actualidad del brote en África?

192100-620-282

Desde el año 1976 se conocen casos de personas infectadas con el virus del Ébola, cuando se registraron en Zaire y Sudán 284 casos y 151 fallecidos, y 318 casos y 280 defunciones respectivamente. Para ese año, Inglaterra también sufrió sus consecuencias, teniendo un afectado, aunque afortunadamente ningún fallecido. En el año 1979 se produce un nuevo otro brote en Sudan con 34 casos y 22 fallecidos. En la década del 90 se presentaron casos en Filipinas, Virginia y Texas.

Desde el año 1994 al 2000, Gabón padeció el mayor brote de éste virus, registrando más de 350 personas infectadas y 280 fallecidos aproximadamente. En el año 2007, Uganda sufre sus consecuencias con 149 infectados y 37 personas fallecidas, y para el año 2012 declara el fin del brote de fiebre hemorrágica del Ébola.

En este año 2014 se ha registrado el último y mayor brote proveniente de Guinea Conarky, en donde los afectados ya superan los 1000, extendiendose a países como Liberia, Sierra Leona, Mali y Nigeria. En el mes de agosto, la OMS reconoció que el virus se encuentra fuera de control, ya que se propaga con gran facilidad y rápidez, aunque se están tomando todas las medidas necesarias a nivel regional e internacional para prevenir su expansión. Como consecuencia de esto, se recomienda no viajar a las zonas más afectadas de África Occidental, donde ya se han registrado más de 7500 personas afectadas, alcanzando las 3500 personas fallecidas, la mayoría de ellas en Liberia.

Sin embargo, ésto no sólo queda en África, ya que para el mes de septiembre se registró el primer caso de una persona afectada por el virus en los Estados Unidos, quien llegó a Dallas proveniente de Liberia, donde se presume se contagió. El 6 de octubre, se registró en España el primer caso de Ébola fuera de África: se trata de una enfermera que trató en Madrid a los dos misioneros españoles fallecidos por esta enfermedad.

¿Cómo se transmite el virus del Ébola?

27071409fd74d10med

El virus del Ébola se transmite a los humanos a través del contacto con un animal infectado, ya sea vivo o muerto (monos, murciélagos, antílopes, etc.) y luego se contagia de persona a persona por el contacto con la sangre, tejidos, secreciones o fluídos corporales del sujeto infectado, y por el contacto con equipo médico contaminado (por ejemplo: agujas).

Síntomas del Ébola

El período en el que esta enfermdad incuba puede tardar entre 2 y 21 días, fecha a partir de la cual comienzan a sentirse los síntomas, que pueden ser:

  • Fiebre alta y repentina.
  • Dolor de cabeza.
  • Molestias en las articulaciones y fuertes dolores musculares.
  • Dolor de garganta y debilidad generalizada.
  • Diarrea, vómitos y dolor de estómago.
  • Aparición de una erupción rojiza en la piel.
  • Congestión conjuntival (ojos rojos).
  • Alteración de la función renal y hepática.
  • En algunos afectados pueden observarse hemorragias internas y externas.
Tratamiento del Ébola

Teniendo en cuenta que aún no existe ningún medicamento específico para combatir esta enfermedad, lo único que se puede hacer es tomar medidas de apoyo, como por ejemplo: administrar Acetaminofén para la fiebre, no consumir aspirinas por el riesgo de manifestaciones hemorrágicas, y consumir muchos líquidos para evitar la dedhidratación.

Si el paciente posee manifestaciones hemorrágicas, se recomienda administrar líquidos por vía endovenosa, como concentrados de plaquetas, factores de coagulación o transfusiones de sangre.

Además, será necesario llevar un estricto control de los diferentes signos vitales como la frecuencia cardiaca, el pulso y la presión arterial con el objetivo de determinar cualquier signo indicativo de shock.

Una alternativa que se está utilizando mucho en éste último brote es administrar a los pacientes infectados un suero experimental llamado ZMapp.

Prevención del Ébola

Recomendaciones-medicas-para-prevenir-la-infeccion-y-el-contagio-del-Ebola

La OMS recomienda, para prevenir la propagación de esta enfermedad, tener en cuenta 3 factores fundamentales:

  • Controlar la infección en animales: aplicando métodos químicos de desinfección como hipoclorito de sodio y otros detergentes en las granjas de animales que tienen monos y cerdos.
  • Disminuír el riesgo de la infección humana: educando a la población sobre los riesgos de esta enfermedad, implementando campañas de concientización que se enfoquen en aspectos tales como la disminución del contacto con animales salvajes que pudieran estar infectados y el empleo de guantes y prendas protectoras al manipular animales, entre otras cosas.
  • Prevenir la infección del virus en los centros de salud: implementando medidas de aislamiento y utilizando los equipos necesarios para reducir el riesgo de transmisión
Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.