La importancia de la prevención en la medicina

Desde hace muchos años, los médicos se han encargado de curar todo tipo de enfermedades y afecciones de los pacientes. Si bien la medicina ha logrado grandes triunfos, en ocasiones las enfermedades cumplen con sus objetivos y el paciente fallece o queda con importantes secuelas.

disciplinasmedicas (1)

En la actualidad, y gracias gracias a los métodos de diagnóstico y tratamiento, perfeccionados con los avances tecnológicos, contamos con muchas mejores posibilidades. No obstante, ello no nos asegura que una vez que aparece una enfermedad sea posible lograr la curación o evitar sus consecuencias.

En el último tiempo se han consolidado algunas conductas médicas que tienen como objetivo anticipar en el desarrollo de las enfermedades. A través de la prevención, se ha hecho posible disminuir la tasa de mortalidad de una gran cantidad de afecciones, organizándose diversos Servicios de Medicina Preventiva, cque tienen como fin inmediato acercarnos más al verdadero significado de la palabra salud, una situación de bienestar físico, mental y social con ausencia de enfermedad.

Campañas para la prevención de enfermedades

grafico_prevencion

El objetivo primordial de esta rama de la medicina es la prevención primaria, que tiene como fin inmediato el de evitar que aparezcan las enfermedades. Esto se ha conseguido en gran medida con las campañas de vacunación, teniendo en cuenta que un gran número de infecciones se previene a través de inmunizaciones rutinarias que involucran a los niños, adolescentes, jóvenes y adultos.

La actual medicina dispone hoy en día de un amplio espectro de vacunas seguras y efectivas contra numerosas enfermedades infecciosas, como por ejemplo la difteria, tétanos, poliomielitis, sarampión, rubéola, paperas, varicela, gripe, hepatitis A y B, meningitis, neumonía e inclusive las infecciones por el virus HPV, que puede causar cáncer y verrugas genitales en personas de ambos sexos.

Otro factor muy importante de la prevención primaria con el cual se obtienen grandes resultados es la concientización sobre el cambio de hábitos y conductas sociales que generan habitualmente diversas enfermedades. Por ejemplo, existen evidencias que relacionan el consumo de tabaco con una serie de tumores y de enfermedades pulmonares y cardiovasculares. No sólo ello, sino que durante el embarazo aumenta la incidencia de partos prematuros, abortos y muerte fetal. Teniendo en cuenta sus perjudiciales consecuencias para la salud, se han creado programas especiales que tienen como objetivo ayudar a los fumadores a liberarse de su adicción. Además del tabaquismo, existen otras conductas como el alcoholismo, las lesiones viales, el sedentarismo, la mala alimentación, las prácticas sexuales de alto riesgo y la drogadicción que plantean grandes desafíos cuando a prevención primaria nos referimos.

Es por todo esto que es fundamental dar a conocer cuáles son los peligros y los beneficios de este tipo de prácticas, sabiendo transmitir el impulso necesario para el cambio a quienes desarrollen actividades que impliquen un riesgo para la salud.

El objetivo es prevenir el avance o reducir el deterioro

Cuando ya no es posible evitar que la enfermedad se manifieste, la prevención secundaria se orienta hacia la posibilidad de identificar a personas que estén atravesando etapas tempranas de una enfermedad, con el objetivo de evitar futuras complicaciones.

En cambio, si la enfermedad ya se ha manifestado a través de sus síntomas, contamos con la prevención terciaria, que busca evitar el mayor deterioro de la persona.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.