Combatir várices con productos naturales

Las várices gravitan en la dilatación y distorsión permanente de una vena superficial o profunda.

Las venas combaten contra la fuerza de gravedad para hacer regresar la sangre al corazón, pero cuando, por disímiles causas, este mecanismo falla, la sangre se va deteniendo en las venas, y las piernas se aglomeran, hinchan e inflaman y, entonces, aparecen las várices.

12

Si bien las venas varicosas pueden surgir en cualquier parte del cuerpo, lo hacen con mayor frecuencia en tobillos, pantorrillas y muslos.

Factores que atenúan la aparición de las várices

Aprende a disminuir tus varices

  • El exceso de peso
  • La permanencia de pie durante tiempos prolongados
  • El sedentarismo
  • La herencia.

Entre los síntomas más comunes, se puede mencionar:

  • Sensación de pesadez
  • Calambres cuando se ha pasado mucho tiempo en la misma postura
  • Calor
  • Picor
  • Hinchazón o edemas de piernas
  • Dificultad para ponerse zapatos
  • Dolor

Remedios caseros para las várices

img_17189_ins_3664111_200

  • Preparar un fomento hirviendo 150 gramos de tallo de cola de caballo en 1 litro de agua durante 20 minutos en un recipiente tapado. Colar la preparación y emplear en forma de fomento tibio en los lugares en que las venas dilatadas sean más visibles.
  • Ubicar 150 gramos de semillas de castaño de la India en 1 litro de agua y hervir durante 20 minutos. Retirar del fuego, dejar reposar y colar. Beber 2 tazas por día.
  • Situar 100 gramos de corteza de castaño de la India en un 1 litro de vino blanco de no más de 15° de graduación alcohólica. Dejar macerar en un recipiente de vidrio donde esté herméticamente tapado durante 20 días. Ulteriormente, filtrar con una tela fina. Tomar varias cucharadas diariamente.
  • Aplicar, antes de acostarse por la noche, compresas de vinagre con agua fría.
  • Mezclar 1/2 taza de arcilla medicinal en 1/4 taza de jugo de cebolla. Luego, colocar esta preparación en una tela que debe ser situada sobre el área de las várices y abrigar con un paño de lana. Dejar actuar durante 1 hora. Humedecer la piel con limón al eliminar la cataplasma mientras se frota con fuerza hacia arriba y desliza la mano con suavidad hacia abajo.
  • Aplicar masajes suaves con 3 gotas de aceite esencial de ciprés o de espliego diluidas en 1 cucharada de aceite de almendras. Los masajes deben realizarse de abajo hacia arriba.
  • Hervir dos cucharadas de romero en una taza de agua durante 5 minutos. Retirar de fuego y dejar refrescar. Añadir una cucharadita de miel. Tomar una taza a diario. Esta infusión resulta ideal para activar la circulación.
  • Aplicar chorros de agua fría sólo por unos segundos con el fin de estimular la circulación sanguínea de las piernas.
  • Verter 4 gotas de aceite de limón, 2 gotas de aceite de geranio, 2 gotas de aceite de ciprés y 2 gotas de aceite de enebro en una tina o bañera llena de agua tibia. Sumergirse en este baño durante 20 minutos.
Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.