Los riesgos de no vacunar a los chicos: Epidemias masivas

En esta oportunidad, desde Cuidando la Salud queremos contarles cuales son los riesgos de no vacunar a nuestros hijos, teniendo en cuenta las versiones que se han dado a conocer ya hace muchos años acerca de los posibles efectos negativos que éstas pueden tener en los niños.

03-ingreso-escolar-vacunacion

Según un estudio publicado hace 15 años en la prestigiosa revista científica The Lancet, la vacuna triple (sarampión, rubeola y paperas) podría tener efectos secundarios no deseados en los niños relacionados al autismo. Sin embargo, hay que decir que ahora  este artículo fué retirado, por lo que estos riesgos no son ciertos.

Una realidad preocupante

Las vacunas representan un mecanismo que tiene como objetivo controlar diversas enfermedades infecciosas que en un pasado no muy lejano eran comunes y en la actualidad no lo son tanto. Sin embargo, los virus y bacterias que causan enfermedades, e incluso la muerte, aún existen, y aunque pueden prevenirse mediante la aplicación de vacunas, pueden ser transmitidos a aquellas personas que no están protegidas por las vacunas.

vacunas_0

Gracias a las medidas higiénico-sanitarias que vienen aplicando varios países desde hace bastante tiempo, la incidencia de las enfermedades contra las que hoy nos vacunamos ha descendido, aunque no están erradicadas ni controladas, un control que solo llega luego de r ealizar campañas de vacunación masivas.

La globalización actual ha facilitado el hecho de viajar, y esa es otra razón que contribuye a que las enfermedades puedan estar presentes en cualquier parte del mundo, ya que se trasladaran con facilidad a nuevos ámbitos si la población no está vacunada.

Gales, por ejemplo, se encuentra viviendo una epidemia de sarampión en niños de 10 a 15 años que, según los expertos, cuenta con más de mil infectados y que, de no actuar rápidamente, podría llegar a afectar a más de un millón de personas.

Sin embargo, esta cifra parece insignificante si la comparamos con los datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que nos muestran que en el mundo unas 160 mil personas mueren anualmente por sarampión.

Dos realidades

IMG46095

Por un lado, existe una gran devastación a causa de enfermedades que son prevenibles con vacunas, y se puede ver a gran cantidad de padres de países en desarrollo que están dispuestos a caminar largas distancias y a hacer largas colas para poder vacunar a sus hijos; pero por otro lado, existen padres de países desarrollados europeos o de Estados Unidos que tienen una gran preocupación genuina sobre la seguridad de vacunar a los niños.

El ser humano siempre ha convivido con microrganismos que afectan la salud humana, por lo que en última instancia, el estado de salud de las personas dependerá de la capacidad que tengan de mejorar las condiciones de vida y de ese modo mantener a tono su sistema inmunológico.

A pesar de ello, existe una fuerte crítica a aquellos padres que deciden no vacunar a sus hijos, sobre todo por la implicancia social que puede llegar a tener. En el caso del sarampión, se trata de una de las enfermedades virales que más fácil se transmite, por lo que las epidemias se desarrollan muy rápidamente. En este sentido, existe una responsabilidad de salud pública en la decisión de no vacunar, ya que afecta a las demás personas el hecho de no vacunar a tus hijos.

vacunas1

Hay personas que argumentan que el cuerpo humano está en condiciones de combatir las infecciones, sin embargo debería considerar no sólo la alta tasa de mortandad infantil en el pasado, sino también el hecho de que los virus evolucionan para atacar con más eficacia, y lo hacen más rápido que nosotros.

Las políticas de salud pública deberían ser iguales para todos los países y los programas de vacunación ser obligatorios.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here