Chequeos para después de los 60: Guía de exámenes

Emprende el año y es el momento justo para realizarnos un control general, a continuación mencionaremos algunos de ellos:

 

 

1509242w645

Estudios clínicos:

Presión arterial: si ronda los 120/180, se aconseja realizar esta prueba cada dos años a partir de los 18. Si está entre los 120/80 y los 139/89, el examen deberá efectuarse en forma anual; pero, si el nivel de presión es superior, el médico indicará los pasos para controlarla, ya sea con cambios en el estilo de vida, a través de medicamentos o ambas cosas a la vez. Las embarazadas tienen que controlar su presión en cada visita al obstetra.

Control de peso y altura: tanto la obesidad como el peso menor al aconsejable traen aparejadas un sin número de dificultades para la salud. Este es un examen de rutina que se hace en cada visita al médico. Al igual que con la presión arterial, las embarazadas se pesan cada vez que van al consultorio.

Orina: este análisis se efectúa para ver cómo funcionan los riñones, detectar infecciones urinarias, controlar la diabetes o descubrir enfermedades renales. Lo mejor es hacérselo cada dos años a partir de los 20, y de forma anual cuando llega la menopausia. Este estudio se ejecuta por lo menos una vez en el embarazo.

Sangre: es un estudio que se hace para detectar anemia, infecciones, glucosa, leucemia u otro tipo de cáncer.

Colesterol: los especialistas recomiendan que toda persona sana se haga por lo menos un examen de colesterol a partir de los 20 años y cada cinco años pasados los 40. Este estudio puede estar incluido en el análisis de sangre. Asimismo se hace al menos una vez durante el período de gestación.

Examen colorrectal: desde los 50 y hasta los 75 años hay que hacerse pruebas para apartar o revelar cáncer de colon y de recto. Para ello, es preciso realizarse una vez al año el examen de sangre oculta en heces y cada cinco años una sigmoidoscopia para que el especialista observe con un endoscopio chiquito y flexible la parte inferior del colon. Algunos profesionales incluyen una colonoscopía cada 10 años.

Diabetes A1c: este estudio da información sobre la cantidad de glucosa que hubo entre 8 y 12 semanas anteriores. Suele pedirse cada tres años a partir de los 45.

Tiroides: el primer examen lo hace el médico palpando el cuello para averiguar si la glándula tiroides tiene un tamaño normal o para verificar si hay nódulos. Algunos señalan un análisis de laboratorio. En cualquier caso, hay que revisarla a partir de los 60 años.

Densitometría ósea: sirve para medir la densidad de calcio de los huesos, y con ello se logra manifestar la posible presencia de osteoporosis y el riesgo de sufrir fracturas óseas. Varios médicos aconsejan realizarse esta prueba a partir de los 50, ya que a muchas mujeres los cambios hormonales de la menopausia les juegan malas pasadas con sus huesos; otros lo indican a partir de los 65 años. Tu médico establecerá cuál es el mejor momento para realizarlo de acuerdo con tu historia clínica.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.