Hidratación en ancianos : Importancia de evitar “golpes de calor”

Cuando, cuanto y como tienen que beber agua los ancianos en particular durante el verano para evitar los famosos “Golpes de calor”.

Una de las preguntas más frecuentes es ¿Cuándo en realidad uno es anciano? Muchas variantes están asociadas a este encasillamiento, no solo la edad, ya que dependerá del estado de salud, las enfermedades, comportamientpo, factores de tipo social, genético, constitucional…..hasta el simple hecho de “sentirse viejo”. Hoy día es común ver personas de edad que se mantienen en un estado formidable y hay una tendencia en que la edad en que se determina que una persona es anciana cada vez está más postergada. Pero, más alla de este detalle lo que es para todos igual es cuidar la hidratación porque es un problema serio ya que tanto los ancianos como como los bebés y niños son más susceptibles a la deshidratación. Cualquiera sea la edad de ese anciano con el correr de los años la hidratación deberá ser más controlada para no caer en la famosa deshidratación.

Los individuos de más de 60 años son más vulnerables a la deshidratación, con más reducidas adaptaciones al cambio de temperatura, teniendo desbalances térmicos que hay que cuidar. Además hay una disminución en la capacidad de la percepción de cuándo uno está deshidratado, con reducida la sensación de sed , mayor pérdida de agua por la piel y la respiración y los tiempos de recuperación de la deshidratación más largos. Todo contribuye a tener los famosos “Golpes de calor”.

El golpe de calor se produce por un exceso de calor que trastorna los centros reguladores del organismo. Puede llegar a ser una patología grave especialmente en niños y ancianos. La persona se muestra mareada, sudorosa, piel caliente, enrojecida, pulso fuerte y rápido, respiración alterada , pupilas dilatadas y aumento de la temperatura y hasta puede perder la conciencia.

La deshidratación: es una pérdida excesiva de líquidos y electrolitos en el organismo. La puel se presenta pálida y húmeda, mucha sudoración, pulso débil, respiración superficial , pupilas y temperatura corporal normal y puede haber cefaleas y vómitos.

El agua es una base esencial de la vida, considerando que la deshidratación puede ser un problema muy serio, la llave para una correcta hidratación es la prevención.

¿Cómo garantizar una correcta hidratación del anciano y evitar los golpes de calor?

-Tomar duchas o baños.

-Evitar las multitudes.

-Tomar agua de manera contínua durante todo el día sin esperar a tener sed.

-Tomar por lo menos 1,5 litros de agua en el día si la persona es sedentaria.Lo ideal es llenar un recipiente a la mañana y terminarlo a la noche para estar seguro que se ingirió la cantidad de agua necesaria.

– Si aumenta la actividad física se aumenta un poco la cantidad de agua o se toma agua con sales minerales incluídos en ella ( bebidas preparadas).

-Si multiplicamos el peso de la persona por 30 nos dará la cantidad de agua que debe consumir. Por ejemplo una persona que pesa 60 Kilos se multiplica por 30= 180 , se coloca la coma y da 1,80 litros al día.

-Consumir agua fresca.

-Protegerse del sol con sombreros y sombrillas

-Evitar bebidas alcohólicas.

-Evitar comidas abundantes.

Siempre tener en cuenta además de que si la persona padece alguna patología como obesidad, presión arterial alta, diabetes, enfermedades crónicas los riesgos son mayores.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.