Impresoras 3D en la salud

En una compleja operación de casi todo un día completo, se lo implantaron a una paciente de 22 años.

El equipo de neurocirugía del hospital Universitario de Utrecht, logró sustituir la bóveda craneal, la calota, de una joven de 22 años por una pieza de un plástico compatible diseñada con una impresora en 3D por una firma australiana.

organo10

Según se ve en un video colgado en YouTube, los cirujanos sacaron en varios trozos esa parte del cráneo de la paciente, que sufría una enfermedad que produce el engrosamiento de los huesos y, como consecuencia de esa opresión sobre el cerebro, problemas de coordinación, dolor y deformación de sus facciones. Asique le colocaron el casco plástico exactamente igual a su cráneo en una operación que se realizó hace tres meses y duró 23 hs.

“Una operación de este calibre es muy compleja, tiene un riesgo de mortalidad elevadísimo, hasta del 2% o 3% en quirófano, porque hay que separar el hueso de la duramadre y hay un gran riesgo de infección”, explicó el cirujano plástico que llevó a cabo el primer trasplante de cara totalmente completo, Joan Pere Barret, de Vall d’Hebron.

Este avance de las piezas gracias a impresoras 3D está llevando ya a fabricar sobre matrices biológicas, y no sobre sintéticas como en este caso. “Vamos detrás de conseguir imprimir piel”, cuenta el cirujano. Además en la donación de tejidos, también se usa impresión 3D para hacer el corte exacto requerido.

Hasta luego!!!!

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.