Virtudes curativas de la Árnica

La árnica forma parte de un género con unas treinta especies de plantas herbáceas, perennes. Su nombre quiere decir piel de cordero e insinúa al tacto de sus hojas peludas y suaves.

100_2483-arnica

Hay diversas especies, la más popular por sus virtudes curativas es el Árnica Montana, planta medicinal y tóxica al mismo tiempo, que no debe ingerirse sin una prescripción médica. Esta, al igual que el Árnica chamissonis, posee helenalina, fundamental en preparados anti inflamatorios usados contra las moretones y contusiones. Por lo que, es de uso habitual en caso de sufrir una caída o golpe, puesto que genera un incremento en el flujo sanguíneo en la zona en que se aplica. Su uso inmediato luego de haber sufrido una contusión, ayuda a prevenir la aparición de moretones. Esta planta crece por lo general, en zonas montañosas y sus flores, son de un intenso color amarillo, salen con los primeros calores del verano. Las hojas interiores poseen forma tubular y miden de 4 a 5 milímetros, el árnica se exhibe aisladamente o en grupos, caracterizándose principalmente por su olor aromático cuando se tritura.

Los usos más conocido que se le da al árnica es para tratar síntomas procedentes de traumatismos, como caídas, luxaciones, golpes, esguinces, fracturas y demás. Para aquellos que padecen enfermedades vasculares, de plaquetas  y en todos aquellos sufrimientos vinculados a las hemorragias. Por otra parte, es muy efectivo durante el embarazo y además en menstruaciones adelantadas. A su vez es utilizada en ocasiones donde se forman pequeños forúnculos cutáneos y en el acné. Así como también en personas que padecen fatiga en las cuerdas vocales, faringitis, disfonía, laringitis, y afonía.

Hasta pronto!!!!

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.